Toys for Bob, la desarrolladora de Crash Bandicoot, y Sledgehammer Games, uno de los estudios que trabaja en la franquicia Call of Duty, serían dos de las compañías más afectadas por los despidos que Microsoft ha realizado esta misma semana.


Varias fuentes apuntan a que ambos estudios habrían perdido a entre el treinta y el cuarenta por ciento de su plantilla. En el caso de Toys for Bob esto sería una cifra que rondaría los treinta y cinco empleados, mientras que en el caso de Sledgehammer Games, un estudio mucho más grande, el número ascendería a entre ciento cincuenta y trescientos empleados.

Microsoft decidió esta semana prescindir de un total de 1.900 empleados de su división de videojuegos, afectando principalmente a Activision Blizzard (compañía de la cual finalizó la compra a finales de 2023), pero también a Xbox y a Zenimax.


El movimiento de la compañía de Redmond es uno más dentro de un 2024 que ha empezado incluso peor de lo que terminó el año pasado, un 2023 que acabó con más de diez mil empleos perdidos dentro de la industria del videojuego. Cuando todavía no se ha cumplido ni un mes de 2024 ya se han producido más de cinco mil despidos, afectando a empresas como Riot Games, Unity, CI Games, Behaviour Interactive o Black Forest Games, aparte de la propia Microsoft.


Hace unas semanas la GDC (Game Developers Conference) publicó su informe del Estado de la Industria del Videojuego 2024. En él un treinta y cinco por ciento de los encuestados se había visto afectado de una forma u otra por los despidos en los últimos doce meses, mientras que la mitad admitían estar preocupados ante la idea de que esta tendencia continuase en el futuro.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *